Compartir en facebook Compartir en google+ Compartir en twitter Compartir en pinterest Compartir en likedin Compartir en WhatsApp

Requisitos para otro tipo de vuelos conforme al Artículo 50


⦁ Vuelos de prueba de producción y de mantenimiento, realizados por fabricantes u organizaciones dedicadas al mantenimiento.

⦁ Vuelos de demostración no abiertos al público, dirigidos a grupos cerrados de asistentes a un determinado evento o de clientes potenciales de un fabricante u operador.

⦁ Vuelos para programas de investigación, nacionales o europeos, en los que se trate de demostrar la viabilidad de realizar determinada actividad con aeronaves civiles pilotadas por control remoto.

⦁ Vuelos de desarrollo en los que se trate de poner a punto las técnicas y procedimientos para realizar una determinada actividad con aeronaves civiles pilotadas por control remoto previos a la puesta en producción de esta actividad.

⦁ Vuelos de I+D realizados por fabricantes para el desarrollo de nuevos productos.

⦁ Vuelos de prueba necesarios para demostrar que las actividades solicitadas conforme a vuelos para actividades aéreas de trabajos técnicos o científicos pueden realizarse con seguridad.

Requisitos comunes para estos vuelos:

⦁ De día y en condiciones meteorológicas visuales.

⦁ En espacio aéreo no controlado o en zona del espacio aéreo segregada al efecto, fuera de aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o de reuniones de personas al aire libre.

⦁ Dentro del alcance visual del piloto.

⦁ Establecer una zona de seguridad en relación con la zona de realización del vuelo.

⦁ Que el operador disponga de la documentación relativa a la caracterización de las aeronaves que vaya a utilizar, incluyendo la definición de su configuración, características y prestaciones.

⦁ Que haya realizado un estudio aeronáutico de seguridad de la operación u operaciones, en el que se constate que la misma puede realizarse con seguridad. Este estudio, que podrá ser genérico o específico para un área geográfica o tipo de operación determinado, tendrá en cuenta las características básicas de la aeronave o aeronaves a utilizar y sus equipos y sistemas.

⦁ Que la aeronave esté pilotada por control remoto por pilotos que cumplan los requisitos establecidos en esta disposición.

⦁ Se exigirá a los operadores de las aeronaves civiles pilotadas por control remoto una póliza de seguro u otra garantía financiera que cubra la responsabilidad civil frente a terceros que puedan surgir durante y por causa de la ejecución del vuelo, según los límites de cobertura que se establezcan en el Real Decreto 37/2001, de 19 de enero, por el que se actualiza la cuantía de las indemnizaciones por daños previstas en la Ley 48/1960, de 21 de julio, de Navegación Aérea, para las aeronaves de peso inferior a 20 kg de peso máximo al despegue. Asimismo para las aeronaves cuyo peso sea superior a 20 kg al despegue será aplicable el límite de cobertura establecido en el Reglamento (CR) nº 785/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, sobre los requisitos de seguro de las compañías aéreas y operadores aéreos.

⦁ Que se hayan adoptado las medidas adecuadas para proteger a la aeronave de actos de interferencia ilícita durante las operaciones, incluyendo la interferencia deliberada del enlace de radio y establecido los procedimientos necesarios para evitar el acceso de personal no autorizado a la estación de control y a la ubicación de almacenamiento de la aeronave.

⦁ Que se hayan adoptado las medidas adicionales necesarias para garantizar la seguridad de la operación y para la protección de las personas y bienes subyacentes.

⦁ Que la operación se realice a una distancia mínima de 8km respecto de cualquier aeropuerto o aeródromo o, para el caso de vuelos encuadrados en el apartado de aeronaves de menos de 2 kg, si la infraestructura cuenta con procedimientos de vuelo instrumental, a una distancia mínima de 15km de su punto de referencia. En otro caso y para los supuestos contemplados en este número, que se hayan establecido los oportunos mecanismos de coordinación con dichos aeródromos o aeropuertos. La coordinación realizada deberá documentarse, estando obligado el operador a conservarla a disposición de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

⦁ En los casos en que la operación vaya a realizarse por un operador no sujeto a la supervisión de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, deberá dispone de la autorización de la autoridad aeronáutica del país de origen para la realización de la actividad de que se trate y acreditar ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea que los requisitos de aquella autorización son al menos equivalentes a los establecidos en nuestro país.